Historia social cristiana en nicaragua

origen y evolucion del socialcristianismo en nicaragua

     Voluntad Humanista Social Cristiana, agrupacion politica nicaraguense, miembro de la Organización Democrática Cristiana de América ODCA, que lucha en las instancias de unidad opositora contra el régimen dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo, por una democracia, se dirige al pueblo de Nicaragua y a paises amigos, para fijar sus posiciones en la situacion de coyuntura por la que atravieza el pais.


Los Socialcristianos nicaragüenses en lucha: antecedentes y actualidad.

   

Antecedentes Históricos

 

El mayor exponente de la filosofía o doctrina socialcristiana se remonta al siglo 18, Frederick Denison, el cual planteo originalmente los principios del socialcristianismo, corriente que fue propagándose por muchas regiones de Europa.  En aquel tiempo el pensamiento tenia dos componentes que se pretendía combinar para sacar lo mejor de cada uno, esto en cuanto al Socialismo de la época y el fundamento cristiano emanado de la doctrina social de la iglesia católica

 

Filosóficamente garantiza los derechos esenciales del ser humano, que busquen necesariamente la dignidad del hombre por el hombre (genero) pero vinculados, necesariamente, a una responsabilidad social.

 

En el aspecto económico profesa una economía social de mercado, que consiste en permitir la iniciativa y desarrollo del sector privado, pero insiste en la intervención del Estado  en los asuntos sociales como por ejemplo: la vivienda, alimentación, salud, educación y cualquier ramificación que afecte a la sociedad en todos sus estratos; sin socavar las libertades de aquellos que trabajan y crean riquezas, pero vigilantes de que los más desposeídos no sean explotados y sean tratados humanamente, de manera que su condición de vida sea digna y sus hijos puedan crecer a plenitud.

 

En lo político la doctrina socialcristiana se mueve entre el centro-izquierda y el centro-derecha y a veces el péndulo va de izquierda a derecha, siempre y cuando el país y su cultura lo permitan; es por esto que muchos políticos no familiarizados con el socialcristianismo le atacan ferozmente; debido a que ellos o son izquierda o son derecha; pero no se identifican con el centro; el cual como un punto fijo no existe.

 

El Mundo goza de muchas ideologías; Liberales (Democráticas), Republicanas (Conservadoras), Reformistas (Social Cristianos, Demócratas Cristianos – Nótese que Social y Demócrata Cristianos no están necesariamente siguiendo las mismas doctrinas), Totalitarias (Dictaduras de izquierda o Derecha).  El Socialismo, Capitalismo, Comunismo son Sistemas Sociales, no son corrientes políticas, aunque en los componentes de las organizaciones políticas asumen posiciones orientadas a lo social o al capital. Obviamente día a día surgen  nuevas ideas y organizaciones pero todas ellas apegadas a un esquema generalmente en estas áreas ya mencionadas; otros con orientaciones a la naturaleza (ecológicas),

  

El Social Cristianismo en Nicaragua

 

En la segunda mitad del Siglo 19 (XIX), la Nicaragua de la década de los 1950s se enfrentaba a dos corrientes muy arraigadas en la política nicaragüense, Liberales ( Corriente a favor de la liberación/Independencia ), Conservadores ( Corriente proteccionista a favor del nacionalismo). La necesidad de una tercera opción política que viniera  a romper ese esquema reúne a figuras intelectuales de Nicaragua, quienes habían leído y aprendido de la Europa de ese tiempo el pensamiento Social Cristiano; así el 25 de Septiembre de 1957 nace el Partido Social Cristiano de Nicaragua que mas tarde se le conocería como Partido Social Cristiano (PSC) y que se identificaba con el símbolo de un pez sin ojo (que representa al cristianismo).

  

Fundación del Partido Social Cristiano de Nicaragua

 

Managua, 25 de septiembre de 1957. JUNTA DIRECTIVA PROVISIONAL Orlando Robleto Gallo, presidente; Guillermo Córdova Rivas, Tesorero; Flavio Tejerino, Vocal; Víctor M. Valle, Vocal; Rodrigo Víctor Tinoco, Secretario General.  CUERPO CONSULTIVO Eduardo Rivas Gasteazoro, Rafael A. Guerrero, Enrique Reyes Valenzuela, José Luis Tijerino R., Rómulo Alvarado N., Gloria Domínguez, Digna Zamora F., Alfredo Cardoza S., Edmundo Sánchez C., Manuel Sáenz, Horacio Peña, Silvio Mayorga.

 

Manifiesto de Fundación del Partido Social Cristiano Nicaragüense ( P S C) Obedeciendo a una necesidad nacional, nace hoy a la vida pública una nueva organización política: El Partido Socialcristiano Nicaragüense. El Partido Socialcristiano Nicaragüense es la respuesta positiva y clara de una doctrina social y económica de esencia cristiana y de tendencia progresista que viene a satisfacer las más profundas y humanas aspiraciones de la inmensa mayoría de los. nicaragüenses. Significa, además, el señalamiento de un nuevo rumbo en las prácticas políticas en nuestro país, merecedoras por muchas causas de las más severas críticas. Nicaragua se encuentra sumida en la desgracia de un pueblo alejado de su propio destino debido a que se le ha negado sistemáticamente el ejercicio de sus más elementales derechos. Esta verdad incontrovertible la confirman sobre todo obreros y campesinos, quienes son los que padecen más directamente las funestas consecuencias de los gobiernos que por regla general no han sido ni son la expresión de la libre voluntad popular. El Partido Liberal y el Partido Conservador, simbolizados por simples colores que antes que nada recuerdan las luchas fratricidas y las venganzas personales, han tenido bajo su exclusiva responsabilidad la dirección administrativa de Nicaragua durante toda su vida como Nación independiente.

 

El ciudadano ha sido utilizado como instrumento para elegir presidentes, senadores y diputados, en aparente desarrollo democrático. Resultado evidente del juego político de estas dos organizaciones son los hechos lamentables de los últimos veinticinco años. La actual crisis institucional nicaragüense no es otra cosa que la consecuencia de los vicios incurables de los llamados partidos históricos. De hecho, vivimos bajo un exótico régimen en el cual los ropajes formales de una República encubren la realidad de una monarquía espuria. Políticamente Nicaragua se encuentra anarquizada.

 

Es una situación que la conciencia nacional repudia totalmente. Pero no ha habido organización alguna que, siendo fiel traducción de la opinión pública, sea capaz de transformar con una acción cívica constante y decidida tal estado de cosas. Asimismo, en el aspecto económico y social, los Partidos Liberal y Conservador no frecen ninguna seguridad de resolver los delicados problemas que agobian a nuestro pueblo. Hasta el momento todo se ha reducido a ofrecimientos con motivos meramente electorales. En conclusión, estos dos partidos han colocado a Nicaragua en la deshonra de ser, cívica y culturalmente, una de las naciones más atrasadas de nuestro continente. Lo anterior demuestra la oportunidad e imperiosa necesidad del Partido Socialcristiano que, con su ideología perfectamente determinada viene a ser la realización del deseo de los nicaragüenses que quieren una verdadera rectificación en nuestra evolución histórica y que, reuniendo a elementos que rechazan la vieja política del binomio rojo y verde, que tanto daño ha causado a nuestra nacionalidad, ha de llegar seguramente a formar en peco tiempo el núcleo de ciudadanos más sólido y respetable, constituido en el Primer Partido político conscientemente popular de Nicaragua. La mujer nicaragüense que como madre, esposa o hija, ha sentido la iniquidad de la política de los tiempos pasados y presentes, encontrará en el Partido Socialcristiano la firme base de sus más caros anhelos de paz y de concordia nacional. La juventud nicaragüense ansía algo distinto de lo que hasta hoy ha podido ver. Con sobrada razón ha perdido la fe en la política tradicional porque una y otra vez ha sido engañada y traicionada, comprobando que sus esperanzas en una Patria mejor se truncan ante la demoledora fuerza de los intereses creados. Pero el Partido Socialcristiano aparece reviviendo y afirmando los sanos ideales de esa juventud y es por tal razón que tendrá en ella su más firme apoyo.

 

El Partido Socialcristiano tiene sus raíces doctrinarias en la más auténtica y práctica concepción de la justicia Socialcristiana, de donde deriva su nombre. La justicia Socialcristiana es la meta del Partido dentro de un Estado de Derecho, Republicano y Democrático, cuya principal columna debe ser la libertad integral de la persona humana. He aquí algunos de sus principios generales:

 

19-Los bienes han sido creados por Dios para que se repartan equitativamente a todos los hombres de conformidad con los dictados de la justicia.

29-E1 derecho de propiedad privada de los bienes de consumo y de producción es natural al hombre para cumplir con su destino. La propiedad privada de tales bienes no es prerrogativa de unos pocos como sucede en la actual sociedad, en que la gran mayoría, por su miserable condición, está imposibilitada de obtener los suyos.

39-La forma ordinaria de adquirir los bienes es el trabajo. Por lo tanto, el Estado tiene la obligación de proporcionar a todos los ciudadanos la oportunidad de un trabajo honesto y bien remunerado.

49-La vida económica debe asegurar a toad persona un mínimo de bienes materiales para que pueda alcanzar su perfeccionamiento cultural y espiritual.

59-La familia es célula primaria de la sociedad, anterior a ésta y con derechos irrenunciables sobre su prole. 69-Todos deben colaborar al Bien Común, pero la comunidad debe estar al servicio de la persona humana y de la familia.

79-La Ley Natural es la base de la Justicia Socialcristiana. Los derechos primordiales del hombre son de tal manera inviolables que ningún argumento de Estado o de bien común puede prevalecer contra ellos. La Justicia Socialcristiana persigue la redención del proletariado, para elevarlo a un nivel que le permita libremente el ejercicio de todos sus derechos y deberes y el goce de una vida decente y honorable, lo que ahora es privilegio de una minoría. En el campo nicaragüense el problema es agudo. Allí se hallan masas humanas desnutridas y analfabetas como efecto de un régimen antieconómico e inhumano.

 

La Justicia Socialcristiana exige con urgencia la Reforma Agraria positivamente democrática, con medios y fines substancialmente nacionales.

 

La Justicia Socialcristiana demanda un cambio completo, una reforma de fondo de las estructuras que integran la economía liberal capitalista, cuyo eje de acción es el egoísmo individualista que olvida las perentorias obligaciones para con la sociedad y la persona humana. El criterio liberal individualista es el de hacer dinero por hacer dinero, sin importarle en principio si con ello se perjudica o no a la sociedad. La empresa se convierte en el capital. Obreros y empleados entregan sus vidas trabajando para esta empresa capital, representada por un patrón o pequeño grupo de patrones privilegiados, y no para la sociedad, pues no se toma en cuenta que toda empresa tiene una importante e inseparable función social.

 

Este es el capitalismo histórico que ha tenido como resultado la lucha de clases y el nacimiento del comunismo internacional, que hoy se cierne como una amenaza a la Civilización Occidental y Cristiana. Pero debemos aprovechar que Nicaragua está en una etapa incipiente de su industrialización para orientar su desenvolvimiento hacia la plena instauración de la Justicia Socialcristiana, que es la única que da solución integral a los problemas sociales. El Partido Socialcristiano es una manifestación popular organizada que protesta ante la injusticia y el despotismo. Critica y propone soluciones. El humanismo integral, la ciencia y la técnica deben presidir toda medida de carácter económico. Es necesario una paulatina pero enérgica transformación de la situación vigente.

 

Así, debe establecerse como primer paso para el mejoramiento del estándar de vida una sana y provechosa Ley de Seguro Social. Simultáneamente, el Salario Mínimo. Después, la Asignación Familiar, de acuerdo con el número de cargas que el trabajador tenga que mantener. Luego, el Salario Familiar. Hasta llegar a las formas más perfectas de organización, como ser, la co-gestión de las empresas, la participación en las utilidades, el contrato de sociedad, el co-accionariado obrero. Todo sin perjuicio de la creación del sistema completo de Cooperativas: de consumo, de ahorro, de construcción, de producción, etc. La organización sindical libre debe ser garantizada por el Estado.

 

El sindicato es uno de los mejores medios de promover bienestar y defender los legítimos derechos de las personas que pertenecen a una misma industria o profesión. El programa de acción social y económico del Partido Socialcristiano tiene carácter de legitimidad desde este mismo momento en que se plantea la lucha cívica, franca y decidida para su cumplimiento. El Partido Socialcristiano perderá su razón de ser cuando tome los puntos de su ideario como simple palanca para lograr el poder público, como ha sido costumbre en nuestro medio, en que se habla de justicia y libertad exclusivamente con fines de baja política que esconde intereses particulares inconfesables. Aunque la verdad es que, aparte de las palabras muy usadas en propagandas electorales, no ha existido ningún partido político en Nicaragua que estudie seriamente la cuestión social buscándole soluciones definitivas. Los nicaragüenses escuchamos con lógica desconfianza los discursos sobre justicia social emanados de organizaciones que siempre la han desconocido, por lo que nunca la han llevado a la realidad. Se engañan y hacen demagogia los que desde tribunas desprestigiadas levantan voces de justicia social. Nicaragua conoce muy bien esa política de eternas promesas jamás cumplidas. Punto importante y esencial del Partido Socialcristiano es el relativo a la educación pública y privada.

 

En la actualidad, de cada diez nicaragüenses solamente tres saben leer y escribir. Este es el más triste producto de las administraciones de los Partidos Liberal y Conservador. El progreso de una nación descansa principalmente en la educación de sus hijos. El Partido Socialcristiano considera que es deber primordial de gobierno llevar a la práctica una extensiva e intensiva campaña de instrucción popular en colaboración con los colegios e institutos privados, a los cuales se debe prestar la ayuda que merecen por su meritoria labor de bien público. La educación primaria, secundaria, técnica y universitaria, debe contar con el aporte económico sin restricciones de parte del Estado. Muy lejos ha estado Nicaragua de gozar de un régimen democrático republicano. Los nicaragüenses debemos elegir con libertad a las personas que tengan que desempeñar los cargos de mandatarios del pueblo: Presidente de la República, congresales y alcaldes, sancionar sus actuaciones. Los ciudadanos todos tenemos derecho de conocer de cerca qué es lo que se hace con la riqueza del bien común, con los impuestos que se pagan, con las ganancias que perciben el Fisco y las Municipalidades. La honradez administrativa tiene que ser una de las primeras virtudes de todo gobierno verdaderamente democrático, pues debe tener la convicción de que está administrando bienes ajenos, el patrimonio de los nicaragüenses.

 

El Partido Socialcristiano luchará incansablemente por un Gobierno de la absoluta confianza del pueblo de Nicaragua. El Partido Socialcristiano estima y lo repite con énfasis, que la única forma de vencer al comunismo internacional en nuestro país es mediante la implantación de la Democracia Republicana y de la Justicia Socialcristiana. El Partido Socialcristiano, como nicaragüense, es centroamericano, por considerar como una necesidad indispensable la restauración de la Unidad Centroamericana. Para concluir, el Partido Socialcristiano Nicaragüense hace un formal llamado a toda la ciudadanía, hombres y mujeres de espíritu libre, para que integren sus filas activamente, demostrando así su legítimo interés por la dignificación de nuestra Patria, el resurgimiento de nuestra República, el enaltecimiento de los auténticos valores nacionales y el imperio de la Libertad y de la Justicia Socialcristiana. Managua, 25 de Septiembre de 1957. JUNTA DIRECTIVA PROVISIONAL Orlando Robleto Gallo, Presidente; Guillermo Córdova Rivas, Tesorero; Flavio Tejerino, Vocal; Víctor M. Valle, Vocal; Rodrigo Víctor Tinoco, Secretario General. CUERPO CONSULTIVO Eduardo Rivas Gasteazoro, Rafael A. Guerrero, Enrique Reyes Valenzuela, José Luis Tijerino R., Rómulo Alvarado N., Gloria Domínguez, Digna Zamora F., Alfredo Cardoza S., Edmundo Sánchez C., Manuel Sáenz, Horacio Peña, Silvio Mayorga.

    

Una ideología democrática

 

El Socialcristianismo como ideología democrática, que lucha por la libertad, la justicia, la democracia y el desarrollo para todos los ciudadanos, es contrario a toda dictadura, sistema de opresión o violación de los derechos humanos de los ciudadanos.

Sus fundadores, entre los que está entre nosotros como testimonio presente Doña Digna Zamora vda. de Corea, fueron claros desde un comienzo, estaban impulsando una ideología de carácter popular, democrático y pluralista, que luchaba por la justicia social, la ética en la política, el respeto a los derechos de trabajadores, y una economía al servicio de la persona humana. También definieron que no estaban a favor de lo que se llamaban las paralelas históricas (liberales y conservadores) que habían gobernado a Nicaragua hasta ese tiempo en forma elitaria, ni con la ideología marxista-leninista que inspira una economía estatista y centralista, y más bien reconocían los principios de la doctrina social de la iglesia, la justicia social, el favorecer a los más desposeídos, y priorizar los derechos de los trabajadores. 

 

El Socialcristianismo y corrientes Democratacristianas se propagaron en Europa para reconstruirla democráticamente luego de finalizada la segunda guerra mundial, y poco después surgió en América Latina, donde  tuvo aportes importantes a la democracia latinoamericana, sobre todo en Chile y Venezuela, pero también en otros países.

 

Siempre en unidad contra las dictaduras

Durante los años subsiguientes a su fundación, los años 60 y 70, los socialcristianos de Nicaragua, el PSC, a pesar de no ser un partido con personería jurídica, siempre se la negó Somoza, estuvo en primera línea en los frentes de oposición, tantos en las alianzas de lucha cívica o electorales que se hacían contra Somoza, y también hubo militantes en luchas o movimientos que abogaban o participaron en acciones armadas contra la dictadura.

 

Surgen discrepancias

 

El Social Cristianismo participó activamente en los movimientos en contra de la dictadura de los Somoza, al igual que todos los que adversaban al régimen existía el sueño de una Nicaragua democrática y en paz; la realidad se hizo clara en 1980 cuando el gobierno fue secuestrado por los dirigentes de la revolución popular que conformaban al FSLN, y con ello el inicio de larga noche oscura que trajo miles de muertos; y una profunda depresión económica.

 

Ante el surgimiento de una dictadura de izquierda al estilo cubano, los socialcristianos que habían simpatizado con la revolución se apartaron paulatinamente.  Sin embargo en las elecciones de 1984 un grupo de socialcristianos agrupados en el PPSC participaron de esas primeras elecciones realizadas en la Nicaragua post-guerra, véase abajo resultados de esas elecciones:

 

Partido Popular Social Cristiano PPSC  61 199

Partido Conservador Demócrata PCD    154 327

Movimiento de Acción Popular Marxista-Leninista MAPML   11 352

Partido Liberal Independiente PLI           105 560

Frente Sandinista de Liberación Nacional FSLN         735 967

Partido Socialista Nicaragüense PSN    14 494

Partido Comunista de Nicaragua PCdN 16 034

VOTOS TOTAL        1 170 142

  

Surgieron distintas expresiones del Socialcristianismo durante la guerra de los 80, pero con las elecciones de 1990 la mayoría de las expresiones reconocieron la apertura democrática que impulsó doña Violeta Chamorro, y hubo una incidencia socialcristiana considerable en este gobierno en la búsqueda de la democracia. PPSC también participó en alianza con la Unión Nacional Opositora que ganó dichas elecciones.

 

Ya para los gobiernos de Arnoldo Alemán en 1996 y de Enrique Bolaños en 2001, el partido FSLN se preparaba para seguir  “gobernando desde abajo”, desde esa posición prepararon el escenario que les permitiría regresar al poder haciendo uso de maniobras políticas y de soborno al entonces expresidente Arnoldo Alemán el cual había sido encarcelado. Una oscura negociación entre los Liberales Arnoldistas y el FSLN permitió hacer un cambio en las leyes electorales, un FSLN que después de 1990 no pudo obtener más allá de un 35% de su tendido electoral; y para ganar las elecciones se necesitaba un 50% + 1 de los votos.  Dicha negociación permitió que el techo para ganar las elecciones en Nicaragua fuera del 35%; un porcentaje alcanzable para el FSLN, finalmente este se alzaría con un 38%; y con esto el retorno de una dictadura que a la fecha 2021 aun se aferra al poder.

 

Ante tal escenario el socialcristianismo se mantuvo atento a los cambios políticos; en las elecciones 2006 el Partido Social Cristiano pierde su personería jurídica y se convierte en un Movimiento con las mismas siglas PSC.

 

Posterior al 2007 un grupo de socialcristianos se agregaron como aliados al FSLN, sin embargo ellos no representaban el sentir general de los verdaderos socialcristianos, mismos que se  mantuvieron con una posición anti-dictatorial y anti pacto Alemán-Ortega.  Intentos de unificación de los socialcristianos ante estas divisiones, incluyendo esfuerzos de organizaciones amigas del exterior como la Fundación Konrad Adenauer, no lograron el objetivo deseado.

 

Aparecen socialcristianos reorganizados

 

Ya para 2011 surge el Movimiento Socialcristiano Anti Pacto, que respalda a Fabio Gadea Mantilla en las elecciones de ese año, movimiento impulsado por socialcristianos residentes en el exterior y por socialcristianos en Nicaragua, firmes en su ideología.

 

Este movimiento trata de nuevo de buscar la unidad socialcristiana alrededor de los planteamientos de los fundadores del partido en 1957, y a la vez se ubica en la oposición clara a Ortega, y participa en la Coalición Nacional por la Democracia, que se organiza para participar en las elecciones de 2016, en las que la dictadura de Ortega cortó bruscamente su participación a pocos meses de su realización.

 

Luego del fraude electoral de esas elecciones de 2016, los socialcristianos anti Ortega y anti pacto, se deciden por fundar un movimiento que rescate los valores y principios originales del Socialcristianismo, que muestre un rostro de autenticidad, que recupere imagen y credibilidad ante las divisiones y las alianzas con Ortega, y en base al Manifiesto de fundación del PSC  del 25 de septiembre de 1957, nace en el 60 aniversario de fundación del partido, septiembre del año 2017, el movimiento/partido Voluntad Humanista Social Cristiana, VHSC.

 

Voluntad Humanista Social Cristiana

 

VHSC define en su fundación tres objetivos: promover y participar la unidad contra la dictadura, fomentar la formación política ciudadana, y aportar a la construcción de una clara alternativa de democracia frente a la dictadura.

Se llego la histórica rebelión estudiantil de abril de 2018 y el despertar de Nicaragua contra la tiranía, y Voluntad Humanista Social Cristiana se sumó a la protesta masiva, tuvo que terminar por Internet por razones de seguridad, el primer diplomado de formación política que había organizado, e intensificó su búsqueda de la unidad frontal contra la dictadura. Había comenzado con Abril del 2018, una nueva etapa en la lucha por la libertad y la democracia en Nicaragua.

 

Siempre buscando unidad, a pesar de dificultades

 

En agosto de 2018 los socialcristianos de VHSC forman con otros grupos un bloque de unidad llamado Democracia en Marcha, entrando luego en conversaciones con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, buscando más unidad. Había fracasado en mayo de 2018 el primer diálogo de la Alianza Cívica con la dictadura.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, decide ampliarse como unidad después del fracaso de ese diálogo, y en octubre de 2018, funda la Unidad Azul y Blanco, Unab, donde se integra VHSC y los grupos de Democracia en Marcha con otros grupos.

 

En mayo de 2019 la Organización Demócrata Cristiana de América, ODCA, como internacional de partidos, reconoce en sus filas la membresía a Voluntad Humanista Social Cristiana, VHSC.

En agosto de 2019, la Alianza Cívica se constituye como instancia permanente de lucha luego del fracaso del segundo diálogo de marzo de 2019, en que el gobierno no cumplió los acuerdos alcanzados, y luego se separa a finales del 2019 de la Unab, y reasume su propio rol.

 

VHSC, que tampoco compartía actitudes ideológicas hegemonistas de grupos de la Unab se había salido de este grupo, y decide posteriormente acercarse directamente a la Alianza Cívica, integrándose en octubre de 2019 a la misma, como parte del sector político, manteniendo los mismos objetivos de su fundación, la formación política, la alternativa frente a la dictadura, y el tema de la unidad y la lucha cívica por elecciones libres para alcanzar la democracia en Nicaragua.

 

La coalición nacional

 

En febrero de 2020 la Alianza Cívica en conjunto con la Unab llaman a conformar la Coalición Nacional, a la cual son invitados todos los partidos y movimientos opositores, incluyendo el PLC y otros grupos políticos colaboracionistas, pues se buscaba una unidad bien amplia.

 

En junio de 2020 se constituye la Coalición Nacional, no sin reservas de la Alianza Cívica, pero debido al espíritu unitario se suscribió ese acuerdo de fundación.

Las actitudes hegemónicas del PLC y un bloque de apoyo que formó dentro de la coalición, la negativa de la misma a aceptar una participación incluyente de las juventudes de la Alianza Cívica, y el desequilibrio entre esos partidos políticos y la

sociedad civil representativa de la lucha de abril, provocaron fisuras que obligaron a la Alianza Cívica a fines de julio de 2020 a darse una etapa de reflexión para buscar corregir las actitudes de los partidos colaboracionistas dentro de la coalición, a lo que también se sumó la UNAB.

 

Sin embargo la Unab se reintegró de nuevo a la Coalición, y la Alianza Cívica siguió reflexionando la forma en que la Coalición ganara legitimidad y credibilidad ante el pueblo de Nicaragua.

Al no lograrse esto, la mayoría de la Alianza Cívica decidió el 26 de octubre apartarse de la coalición y continuar en forma propia la búsqueda de una unidad más amplia e incluyente que tuviera más credibilidad.

Los socialcristianos de VHSC fuimos parte de la mayoría de la Alianza Cívica que tomó esta decisión, lo hizo por sus principios de construir una verdadera alternativa contra la dictadura, y por su posición anti pacto y anti partidos colaboracionistas, partidos que son al final los responsables del sistema político actual, que debe ser cambiado a profundidad.

 

Seguiremos en la lucha

Voluntad Humanista seguirá dentro de la Alianza Cívica en búsqueda de una unidad política amplia, que lucha por reformas electorales y elecciones libres, y que si se lograran, buscar entonces  una alianza electoral unificada con toda la oposición para buscar una casilla de un partido que sea aceptable para el pueblo, y poder dar batalla electoral a Ortega, si finalmente hay elecciones libres.

Si hay algún logro electoral contra Ortega en el 2021, eso será apenas un paso en la lucha estratégica que tenemos, de alcanzar algún día una verdadera democracia, con justicia social y desarrollo para todos los nicaragüenses, sin excepción alguna.

Hay que aclarar que en este proceso de lucha contra la dictadura y a favor de construir una democracia en Nicaragua, hay también grupos que se denominan socialcristianos, pero  se perciben más bien interesados en hacerle el juego electoral a la dictadura, posición que VHSC jamás asumirá, y a la que se declara tajantemente ajena.

 

Perspectivas

VHSC considera que la coyuntura política en Nicaragua es muy difícil, no hay gran optimismo en que Ortega impulse una apertura democrática real, más bien no cesa la represión política contra los opositores y ha aprobado nuevas leyes represivas contra las libertades públicas, la dictadura no da señales de apertura política para hacer reformas electorales profundas, y el panorama para unas elecciones libres y transparentes se ve bastante gris.

Sin embargo, los socialcristianos seguiremos inclaudicables en esta lucha, fieles a la lucha cívica para lograr los cambios, al compromiso con el pueblo de Nicaragua de instaurar una democracia, y fieles a los principios y valores de libertad, justicia y democracia que nos inspiran, y nos señalaron nuestros fundadores al surgir el Socialcristianismo en Nicaragua en 1957.

 

Links:

https://library.ucsd.edu/dc/object/bb02742524/_1.pdf

https://economipedia.com/definiciones/economia-social-de-mercado.html#:~:text=La%20econom%C3%ADa%20social%20de%20mercado,libertad%20de%20la%20iniciativa%20privada.&text=En%20otras%20palabras%2C%20la%20econom%C3%ADa,m%C3%ADnimo%20de%20calidad%20de%20vida.

https://es.wikipedia.org/wiki/Socialismo_cristiano

http://www.osterlingfirm.com/Documentos/articulos/El%20Social%20Cristianismo.pdf

https://www.ecured.cu/Socialcristianismo

 

 

Fundador de la cpdh


Jose Esteban Gonzalez+
Mantuvo al PSC en el camino de la Democracía, un miembro reelevante del Socialcristianismo, arduo defensor de los Derechos Humanos.

En el 2017 el régimen Sandinista lo arrestó y lo ultrajó a la vista y paciencia de los expectadores.
José Esteban Gonzales falleció en el año 2020.

eX-pRESIDENTE psc

Erick Ramirez+

Destacado líder Socialcristiano de Nicaragua, fundador de diversas organizaciones; tomo parte reelevante en Nicaragua en la década de los 90, pero luego su presencia en la vida política nacional fue menguando a medida que su salud no iba bien.  


Finalmente fallece en el 2014, despues de una larga trayectoria socialcristiana.


eX-cANDIDATO A vICE pRESIDENTE 

Adan Fletes Valle, reconocido Socialcristiano desde sus años de Juventud como presidente de la Asociación de Estudiantes de Economía. 

Amante de la cultura y educador nato.


Sus opiniones se han reflejado en los distintos diarios de Nicaragua

FUNDADOR PSC 1957

Foto Pendiente





Guillermo Cordobas Rivas, Fundador Directo  del Partido Social Cristiano en 1957. Desde su fundación Guilllermo Cordobas dió un sentido de orden y disciplina al partido. 


A pesar de las décadas ya pasadas,  siempre estuvo al tanto de la situación política de Nicaragua, semanas antes de su fallecimiento aun tuvo el tiempo de reunirse con socialcristianos de California.